Cuentos

Te lo cuento… ¡con un cuento!

A lo largo del tiempo el conocimiento se ha transmitido mediante historias. Las historias nos permiten expresar ideas y pensamientos de una manera que nos ayuda a entender mejor las situaciones, creando un vínculo con los personajes y sus emociones.

En esta sección pongo mi granito de arena y te cuento lo que pienso, lo que me emociona, lo que siento… y te lo cuento como mejor sé hacerlo, ¡con un cuento!

CUENTOS PARA LA ABUELA

A medida que mi madre se iba haciendo mayor, una de las cosas que más le afectaba era no disponer de las fuerzas necesarias para hacer todas las tareas que hacía con anterioridad. Estos cuentos están escritos para recordarle, cada día, que nuestro cariño hacia ella no depende de las comidas ricas que nos haga, ni de que nos reciba con la casa impoluta, sino de todo el cariño que nos ha regalado y nos sigue regalando a lo largo de toda nuestra vida.

CUENTOS PARA MI SOBRINO

Cuando me convertí en tía descubrí que ver a un niño crecer es toda una aventura: comprobar cómo se forma su personalidad, cómo se asientan sus valores o cómo pelea por buscar su camino. Mi sobrino me lleva a plantearme día a día cómo puedo ayudarle a convertirse en la persona que desee ser: libre, feliz, y con unos valores que siempre le sirvan de guía y de soporte. Y así surgieron estos cuentos, fruto de mi amor por él.

CUENTOS PARA TODOS

A todos nos gustan las historias. A veces tratan simplemente asuntos que ya conocemos; otras veces nos descubren aspectos que nos habían pasado desapercibidos. Estamos rodeados de cosas y de personas pero, ¿esas cosas y esas personas son realmente como creemos que son? ¿no te has preguntado en alguna ocasión sobre el camino que han recorrido para llegar a ser lo que son hoy? Solo tenemos que mirar con atención para comprender que hasta los objetos más simples tienen una historia que contar.